en

Universidades Canadienses se Unen a Consorcio para Responder Preguntas Fundamentales de Cosmología


Siete universidades canadienses se han unido a un consorcio liderado por Estados Unidos para construir el Telescopio Cerro Chajnantor Atacama (CCAT) de 25 metros en el norte de Chile, en el sitio de los telescopios terrestres permanentes más altos del mundo, con la esperanza de responder algunas de las preguntas fundamentales de la cosmología.

El proyecto comenzó en 2004 cuando la Universidad de Cornell y el Instituto de Tecnología de California firmaron un memorando de entendimiento para poner en marcha el proyecto completando un estudio de viabilidad. El estudio concluyó que había un caso convincente para el desarrollo del telescopio. En 2007, la Universidad de Colorado y el Centro de Tecnología Astronómica del Reino Unido se unieron al consorcio. Al mismo tiempo, comenzaron las discusiones con varias universidades canadienses para unirse al consorcio. En 2009, las universidades de Colonia y Bonn en Alemania y las Universidades Asociadas Inc. de Washington, D. C se unió.

El 9 de marzo, el contingente canadiense se unió formalmente al consorcio mediante la firma de un memorando de entendimiento. Las universidades canadienses incluyen la Universidad de Waterloo, la Universidad de Columbia Británica, la Universidad de Toronto, la Universidad McGill, la Universidad de Western Ontario, la Universidad McMaster y la Universidad de Calgary. También pueden unirse hasta tres universidades canadienses más.

La construcción del telescopio está programada para comenzar en 2013 y debería completarse en 2017 y se espera que cueste al menos $110 millones de los cuales Canadá se ha comprometido a financiar el 25% del proyecto. Se construirá a 5612 metros sobre el nivel del mar en la montaña Cerro Chajnantor en el desierto de Atacama en Chile y brindará a los astrónomos una nueva ventana a la época de la formación de estrellas y galaxias.

Canadá puede contribuir con el domo y varias partes del instrumento, incluidas las cámaras continuas, los polarímetros, los espectrómetros de Transformación de Fourier de imágenes, así como el software tanto para el análisis de datos como para los archivos. De acuerdo con un borrador del libro blanco de Michael Fich de la Universidad de Waterloo que encabeza el contingente canadiense, también existe la posibilidad de una contribución totalmente canadiense de grandes matrices de planos focales heterodinos y los back-ends del correlacionador.

Las contribuciones canadienses se encuentran en áreas en las que existe un patrimonio y una experiencia significativos dentro de Canadá, en particular por la participación de Canadá en el Telescopio James Clerk Maxwell en Hawái.



¿Qué le parece?

DRDC Proporciona un Resumen de los Comentarios para las Convocatorias de Propuestas de Innovación de 2019

Explorando mundos oceánicos en busca de vida